9 prácticas de marketing digital para freelancers y profesionales independientes

Ser un profesional independiente o freelance es cada vez más frecuente. De hecho, un estudio publicado por la empresa UpWork asegura que en 2017, más de 57 millones de personas trabajaban como freelancers en EEUU y que para 2027 serán más de 86 millones en esta modalidad.

La vida del profesional independiente tiene muchas ventajas. Aunque no menos desafíos. Quizá lo más desafiante de vivir y trabajar en la modalidad freelance es la búsqueda continua de nuevos clientes (y la retención de los antiguos). La atracción de clientes potenciales para tu actividad como profesional independiente pasa por tener una estrategia de marketing digital.

Así que si estás trabajando por tu cuenta y necesitas aumentar la posibilidad de llegarle a nuevos clientes, estás en el artículo adecuado. Porque te vamos a compartir algunas prácticas que deberías utilizar para mejorar tu marketing.

Pero primero una pregunta: ¿ya has pensado en tu marca personal?

Trabajar como profesional independiente y utilizar las plataformas digitales trae consigo un paso previo muy importante: la definición de tu propia marca en el mundo. Diría Jeff Bezos —el Fundador de Amazon— que «La marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás delante». Y eso es prestigio, el cual es vital cultivar como profesional independiente.

Dicho de otra forma, tu marca personal es la sumatoria total de lo que haces, cómo lo haces y por qué lo haces. No es algo que puedas falsear. Es auténtica y profunda.

Si lo haces bien, tu marca personal te hará destacar entre la multitud. Iluminará tu experiencia y mejorará tu valor. Podrás generar ese «murmullo» sobre ti por el cual las personas no pueden evitar sentirse atraídas.

Entonces la primera recomendación es que reflexiones sobre tu propia huella en este mundo digitalizado. No cometas el error de pensar que tu marca personal se trata de ti. No es esto. Tu huella personal no se trata de tu experiencia laboral o tus logros personales. La marca personal debe estar orientada a otras personas. Específicamente, en lo que puedes hacer por esas otras personas.

Para el comienzo puedes hacerte estas preguntas: ¿qué necesidades puedes abordar? ¿Cuáles son las áreas donde puedes ofrecer más valor? ¿Qué te hace diferente del resto?

No son preguntas para responder apresuradamente. Iniciar el cultivo de una marca personal pasa por un proceso importante de reflexión. Esperamos que esto pueda ayudarte en el arranque.

Bien, dicho esto, entonces vamos a lo que vinimos:

9 prácticas de marketing digital que puedes aplicar si eres un profesional independiente

1. Escribir en tu blog profesional

Hay muchas razones para tener y escribir regularmente un blog. Pero la principal es que es el único medio que puedes controlar completamente. Así que asegúrate de reservar un nombre de dominio (ejemplo: www.minombre.com) y adquirir un buen plan de alojamiento web. Una buena opción para comenzar, si no eres muy diestro con la tecnología, es WordPress.

Escribir regularmente en tu blog profesional ayudará, entre otras cosas, a tu posicionamiento en Internet. Te dará la posibilidad de agregar valor a tus lectores a través del contenido. Contenido que, claro está, forma parte de tus conocimientos y tu experiencia profesional. Lo clave aquí es escribir de forma regular y hacerlo pensando en ofrecer soluciones a quienes son tus clientes potenciales. Con el tiempo construirás lealtad y finalmente, podrás ser un referente en tu sector. No es rápido, pero es efectivo.

2. Desarrolla «la prueba social»

Crear confianza en línea es vital para posicionarte como alguien digno de leer, seguir y compartir. Lo dicho antes: esto tomará tiempo.

La «prueba social» en línea se refiere a donde muestras la evidencia de tus logros. Se produce como consecuencia de una combinación de múltiples factores.

Estos podrían incluir los siguientes:

  • Premios
  • Menciones en medios masivos, blogs y publicaciones online.
  • Libros escritos
  • El número de seguidores en las redes sociales.
  • La cantidad de intercambio social de tu contenido. Las acciones como retuits, recomendaciones en LinkedIn o me gustas en Facebook son parte de esa cuantificación de la atención.

La plataforma LinkedIn posee una sección para esto. Esta vitrina de credibilidad también puedes mostrarla en una sección de tu sitio web llamada «Bio» o «Acerca de», e inclusive en tu página de inicio.

3. Selecciona y crea tus redes sociales

Twitter, LinkedIn y Facebook deberían ser tus redes sociales genéricas por defecto. Después de eso, todo se vuelve un poco turbio. Por ejemplo. Si tu pasión es la moda, la fotografía, la comida o el diseño, tendrás que centrarte también en canales sociales que son muy visuales. Los más importantes son Youtube, Pinterest e Instagram.

Si estás en la industria del conocimiento, entonces tus redes sociales serán diferentes. SlideShare, Google+ e incluso una revista personalizada en Flipboard podrían ser plataformas adecuadas para mostrar y compartir tus conocimientos.

Es recomendable que, al inicio, coloques el foco en las tres primeras que mencionamos. La verdad sea dicha, llenarnos de redes sociales sin tener el compromiso de cultivarlas no tiene sentido. Lo estratégico aquí es estar en la red social que sea más relevante para tu trabajo como freelance y donde se encuentren tus potenciales clientes.

4. Crea contenido relevante y enfocado

Define los temas centrales para los que desarrollarás tu contenido. Puedes enumerarlos. También pueden ser tus frases clave, con las que deseas clasificar en los motores de búsqueda.

Por ejemplo. Un blog de fotografía podría tener los siguientes temas que se convertirán en sus núcleos de contenido.

  • Fotografía de paisaje
  • Fotografía de moda
  • Consejos de iluminación
  • Equipo de cámara
  • Fotografía de viajes

Y la lista continúa…

Si conoces bien tu industria, conocerás las principales categorías. Una vez que hayas comenzado a publicar, procura descubrir los problemas y aspiraciones de tus lectores. Entonces ajusta el contenido a medida que recibas comentarios en tiempo real a través de las redes sociales donde lo compartas.

5. Cultiva y construye tribus

Dicen que se necesita un pueblo para criar a un niño. ¡Necesitarás una tribu global en línea para ayudarte a compartir tu historia, posicionarte y construir esa poderosa marca personal!

Incluso Coca Cola, cuando cambió su enfoque de marketing de «excelencia creativa» a «excelencia de contenido», se dio cuenta de que nunca podrían crear o pagar la misma cantidad de contenido que sus seguidores y defensores podrían crear en su nombre.

Octoly publicó una investigación que reveló que solo en YouTube, el 99% del contenido de una marca como Lego fue generado por su «tribu» de usuarios y clientes apasionados.

Entonces, desde el primer día, comienza a crear seguidores en las redes sociales para ayudarte a compartir de forma sostenida tu contenido.

Es un círculo virtuoso. Harán tu marketing de forma gratuita cuando se conecten con pasión, a lo bueno que es tu contenido y disfruten de una experiencia enfocada que proporcione información útil e inspiración.

6. Desarrolla tu networking

Hacer negocios es una habilidad offline y online. Algunas veces puede comenzar con vínculos incipientes y rápidos en Twitter, Facebook, LinkedIn y Google+.

Puede ser tan simple como compartir el contenido de alguién o agradecerle su excelente artículo del blog. Existen plataformas y herramientas para identificar personas influyentes y facilitar el networking digital. Aquí hay algunos que vale la pena considerar:

  • LinkedIn
  • Nimble
  • Xing
  • Topsy
  • Explore B2B

Relaciones de largo plazo

Luego puedes mover tu enfoque hacia la creación de relaciones a largo plazo. Esto implica desvirtualizarnos e ir al cara a cara. Aquí es donde entra en juego el poder de la conexión física. Estrechar las manos, compartir un café, conversar sobre la ciudad o la familia. Compartir una comida o una bebida ayuda a cultivar relaciones que puedan iniciar negocios, abrir oportunidades de trabajo y alianzas.

7. Colabora con otros

En este punto has construido una red y ayudado a otras personas. Puedes comenzar a identificar con cuál de ellos podrás trabajar y colaborar para impulsar tu marca personal. Por ejemplo, puedes redactar un artículo exclusivo para el blog de un colega y viceversa. O diseñar una serie de cursos en línea junto a otro profesional con conocimientos complementarios. Las posibilidades pueden ser realmente infinitas.

Imagina el poder de 10 profesionales con 2.000 suscriptores de correo electrónico cada uno y también 10.000 seguidores en las redes sociales. Ayudarse mutuamente a comercializar o compartir contenido impulsará una marca personal significativa y poderosa.

8. Escribir un libro

¿Por qué no? Piénsalo. ¿Deseas realmente tomar en serio la creación de una poderosa marca personal?

Entonces un libro es vital.

No tiene que ser «100 años de Soledad». Eso es un montón de páginas. Pero noventa páginas servirán. No tienes que pedir permiso para publicar. Hazlo tu mismo. Puede hacerse en Amazon, Apple o incluso en tu blog, en formato de libro electrónico o en versión de sólo imprimir.

¿Dónde está el límite?

9. Aprender el arte de la comunicación

Aquí es donde también ocurre la magia. No solo enseñando a mentes sino inspirando corazones. Si quieres moverte y motivar a la gente, entonces el arte de la comunicación necesita ser aprendido.

Los medios digitales para esto incluyen el factor escrito, verbal y visual.

 

  • Escrito
    Escribir es un tipo de comunicación que puede llegar a las personas sin abrir la boca o incluso estar allí. Eso es una entrada de blog, un correo electrónico, un libro o un artículo.
  • Verbal
    La comunicación verbal es muy personal. Las personas pueden escuchar tu tono y sentir tu pasión. Los podcasts son la herramienta de comunicación verbal más utilizada en línea.
  • Visual
    Skype, por ejemplo, es una herramienta con un poder visual importante. Allí puedes ver el rostro y tono de tu cliente. Además permite acelerar el proceso de construcción de la conexión humana, especialmente en los freelancers que laboran de forma remota.

La comunicación en línea significa usar una variedad de tecnologías. Aunque no son solo estas, aquí te ponemos algunas:

  • Skype
  • Zoom
  • Hangouts de Google+
  • Whatsapp

Ahora es tu turno!

Vivir y trabajar como freelance o profesional independiente será sin duda una de las etapas más plenas en aprendizaje. Desde redactar un artículo en tu blog hasta realizar una presentación ante ese cliente que siempre soñaste. Pero la recompensa a todo el esfuerzo será más que gratificante.

Publicaciones Recientes