Cómo administrar tus finanzas si eres trabajador independiente

Si trabajas de manera independiente, administrar tus finanzas puede ser todo un reto. Los ingresos suelen aumentar o disminuir de un momento a otro, aún cuando tengas años de experiencia en el negocio. Es común que los pagos se retrasen; que existan varios proyectos, pero no se lleven a cabo; o que los pedidos de los clientes se reduzcan. 

En estas situaciones, eres más propenso a tener dificultades económicas que impidan cumplir tus objetivos. Por ello te compartimos algunos consejos para que no te tome por sorpresa la escasez de recursos y, así, no pongas en riesgo tu salud financiera ni tus metas.

Elaborar un presupuesto personal

Realizar una estimación de gastos e ingresos personales es indispensable para tomar el control de tus finanzas. Con un presupuesto podrás responder estas preguntas

  • ¿Cuánto dinero tengo disponible?
  • ¿Cuánto dinero quiero ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero puedo gastar después de ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero necesito ganar para cubrir mis necesidades básicas?
  • ¿Cómo puedo mejorar mi presupuesto?

Procura registrar todos tus gastos e ingresos, preferentemente, cada mes, para darle seguimiento a tu presupuesto. De esta manera, evitarás gastar más de lo que ganas. Puedes apoyarte de hojas de cálculo o aplicaciones móviles que te faciliten esta tarea

Separa tus finanzas personales de la finanzas de tu negocio

Aunque seas un trabajador independiente y no seas un empleado de una empresa, es importante separar tus finanzas personales de los gastos e ingresos de tu trabajo y no generar un caos.

  • Asígnate un sueldo fijo

Sabemos que la ventaja de ser un trabajador independiente es la posibilidad de ganar lo que tú quieras. Tú eres tu propio jefe. Sin embargo, con el fin de que no gastes dinero que puede servir para mantener o mejorar tus productos o servicios, intenta asignarte un sueldo fijo con base en tu presupuesto personal, que pueda cubrir necesidades básicas, de entretenimiento, de ahorro y extras.

  • Abre una cuenta ahorro y una línea de crédito adicional

Todos los gastos y los ingresos relacionados con tu negocio págalos con tarjetas destinadas a este rubro. Probablemente, existan herramientas que utilizas de manera personal y para tu actividad empresarial, pero debes buscar separar los gastos que genere cada una.

Por ejemplo, si usas tu auto para realizar tu trabajo, puedes pagar la gasolina que utilizaste para ese propósito con las tarjetas de uso empresarial. La gran ventaja de esta división de gastos es que, puedes deducir de tus ingresos la mayoría de tus gastos de negocio. Por lo general, solo pagas impuestos sobre ingresos netos.

Elabora un presupuesto para tu negocio

Así como debes tener un presupuesto personal, debes elaborar uno para tu negocio o puedes estar perdiendo dinero. El presupuesto para llevar a cabo tu trabajo (recursos humanos, herramientas, entre otros). Los ingresos deben cubrir el costo de lo que cuesta realizar o producir lo que vendas.

Utiliza herramientas tecnológicas que ayuden con esta tarea. Con ellas, de un vistazo sabrás si tienes deudas y a cuánto ascienden; lo que te permitirá elaborar planes para eliminarlas, mientras proyectas gastos e ingresos.

Identifica los gastos más grandes y disminúyelos

Los gastos más significativos de tu presupuesto personal o empresarial, usualmente, son los que más dinero absorben, por lo tanto, representan una mayor oportunidad de ahorro. Si reduces tus gastos en algunos aspectos como renta, servicios o transporte; será más fácil lograr un ahorro, en comparación si solo reduces gastos pequeños. 

 No gastes el dinero, si no lo has cobrado

Muchas veces, confiados en que un cliente nos va a pagar, nos apresuramos y realizamos compras, sin embargo, todavía no tenemos ese dinero en la mano. Si gastas lo que aún no tienes, puedes endeudarte y gastar dinero que te impida ofrecer tu producto o servicio.

Nunca dejes de pagar créditos o préstamos

Aunque tus ingresos sean reducidos, no dejes de pagar tus tarjetas de crédito o préstamos, ya que las comisiones y los intereses suelen ser altísimos. En el corto plazo puede convertirse en una deuda enorme que puede afectar tu relación con las instituciones financieras, las cuales, en el futuro pueden rechazar créditos o préstamos que necesites.

Cuando tengas ingresos extra, trata de adelantar pagos, así, puedes liquidar deudas y aumentar tu presupuesto para otras áreas.

Elabora un fondo de emergencia

Si eres un trabajador independiente es indispensable tener un fondo de emergencias. Este te servirá para enfrentar por un tiempo, la disminución de ingresos cuando no tengas clientes, se retrasen los pagos, te enfermes o suceda alguna otra eventualidad.

Se recomienda tener ahorrado de tres a seis meses de los gastos esenciales de tu presupuesto personal. Es importante, elaborarlo lo más pronto posible, de ser necesario, vende aquellas cosas que no necesites o consigue un empleo. 

También es buena idea tener un fondo de emergencia de tu negocio, especialmente, para cubrir pagos de deudas y gastos esenciales de tu trabajo. Así, pase lo que pase, tendrás un respaldo para atender emergencias sin preocuparte tanto por el dinero.

Invierte y diversifica

Como has de saber, tu dinero pierde valor debido a la inflación (el aumento generalizado del precio de productos y servicios). Por ello, no dejes tu dinero solo en una cuenta de ahorro, al menos, invierte en instrumentos de renta fija que tengan rendimientos al terminar un plazo determinado, que puede ser de días.

No dejes pasar el tiempo, destina una parte de tus ahorros a distintos tipos de instrumentos para que tu dinero no pierda valor y puedas tener una entrada de dinero extra.

Trata de tener ingresos fijos cada mes

Existen algunas formas de generar ingresos constantes para cubrir gastos esenciales. Por ejemplo:

  • Clientes fijos
  • Servicios de suscripción mensual
  • Firmar contratos anuales
  • Ofrecer productos o servicios básicos y de bajo costo
  • Invertir en otros instrumentos financieros 

Implementa, algunos de estos modelos para evitar la incertidumbre financiera.

Paga tus impuestos a tiempo

Cuando trabajas por tu cuenta, tú eres eres el responsable de pagar tus impuestos, para ello es necesario que lleves un registro organizado de los ingresos y los gastos de tu trabajo. De esta manera, podrás pagar a tiempo tus impuestos y podrás establecer los costos apropiados a los productos o servicios que ofrezcas. 

Procura registrar todos tus gastos e ingresos, preferentemente, cada mes, para darle seguimiento a tu presupuesto. De esta manera, evitarás gastar más de lo que ganas. Puedes apoyarte de hojas de cálculo o de aplicaciones móviles de finanzas personales que te faciliten esta tarea, como Finerio.

Esperamos que esta información te sea de utilidad y tomes mejores decisiones financieras para tu futuro.

Comentarios