Cómo afrontar el día a día mientras se está pasando por un mal momento

Hay momentos que son críticos en nuestra vida, que nos obligan a continuar con nuestras responsabilidades a pesar de sentirnos devastados. Todas las personas, sin excepción, hemos pasado o tendremos que pasar por algún momento así, como la muerte de un ser querido, una separación o un “fracaso” laboral.

Algo que no podemos permitirnos, bajo ningún punto de vista, es rendirnos. Y por eso vamos a repasar juntos algunas claves para afrontar la jornada cuando nos faltan el ánimo y las ganas de todo.

Clave Nro. 1
AGRADECER

Permitirse el duelo; el enojo y la tristeza son señal de madurez. Al principio parecerá una pantomima abrir los ojos a la mañana y agradecer la vida misma, el levantarse de una cama, tener un techo que nos protege, estar sanos… Cada cual encontrará qué debe agradecer y hacerlo, cada mañana, hasta que se vuelva un hábito.

Clave Nro. 2
MIMARSE

Si nos hemos descuidado, debemos retomar las riendas del asunto y propiciar en nosotros todo el afecto y cuidado posible. Comenzar el día con un aseo minucioso y ocuparnos de lograr un aspecto agradable para nosotros mismos y nuestro entorno; el maquillaje y la vestimenta dicen mucho de nosotros y si nuestro aspecto es cuidado, así nos tratarán.

Para los que trabajan en su propio hogar, pueden creer que se puede andar por la casa y el espacio de trabajo con ropa de cama y pantuflas y que eso no tendrá ningún efecto en particular. Nada está más lejos… Prepararse para la jornada laboral como cualquiera que concurre a una oficina predispone a la persona de otra manera, genera una actitud diferente y eso se notará en todas sus acciones. De esta manera siempre se estará listo para una salida o visita que puedan surgir, sin necesidad de apurones.

Clave Nro. 3
AVANZAR UN PASO A LA VEZ

Al principio será necesario estar muy presente en el ahora, dar un paso a la vez y no desesperarse por el futuro; darse el tiempo necesario de procesar una tarea a la vez, hacerla con cuidado y esmero, así iremos recuperando fuerza.

Puede ser la oportunidad de aprender a estar con todo el cuerpo y la mente en una tarea por vez, dedicándole toda nuestra atención.

Clave Nro. 4
BUSCAR APOYO

Recurrir a espacios que nos brinden apoyo y salud. Participar de alguna terapia será más o menos necesario dependiendo de nuestra capacidad para abrirnos. Hoy existen muchas alternativas muy beneficiosas para nuestra salud, como el reiki y el yoga. También podríamos conectarnos con algún deporte o actividad manual, eso hará que nos conectemos con nosotros mismos y, de a poco, con los demás.

Clave Nro. 5
BUSCAR LO QUE TE FORTALECE

Busca dedicar el tiempo a aquellas cosas que te hacen sentir feliz o más distendido. Puedes ir probando con distintas actividades e intentar estar atento para percibir esa chispa de amor por alguna actividad en particular. Cuando sientas que esa tarea te trae bienestar, trata de repetirla tanto como puedas. No es en vano lo que dicen que una crisis es una oportunidad y que de toda crisis salimos fortalecidos. Tenemos que dar rienda suelta a la oportunidad de ser una persona nueva.

Clave Nro. 6
REFLEXIONAR Y APRENDER

Trata de evaluar aquello que no quieres repetir. Estamos en esta vida para aprender y de cada situación podemos sacar provecho para mejorar y así ser cada día una mejor persona.

Clave Nro. 7
DECIR ADIÓS

Cuando estés recuperándote, vendrán pensamientos y recuerdos que pueden herirte. Anímate a pasar la página, cerrar capítulos en tu vida, hacer lo que se dice “borrón y cuenta nueva”. Evita rumiar sobre pensamientos negativos, recibe cada pensamiento que no sirva en paz y déjalo que pase tan fácilmente como llegó.

Clave Nro. 8
PERDONAR

Tal vez podamos pedir perdón a alguien en especial, aunque esta acción de perdonar no siempre se puede hacer directamente a una persona, bien porque la persona no está dispuesta a ello o porque, simplemente, ya no está presente. El perdón puede estar dentro de cada uno. Además, por sobre todo, debemos empezar por perdonarnos a nosotros mismos.

Clave Nro. 9
PON LA SITUACIÓN EN PERSPECTIVA

Es fácil de decir, pero todos sabemos que cuando nos toca estar en una situación de angustia, no es fácil asimilar que todo pasará, que las cosas cambian y se transforman, que volveremos a sentirnos bien. Pon en orden tu vida, toma el control de tus decisiones y usa mucho el poder de la palabra. Ya no vale estar yendo por la vida diciendo: “TENGO que hacer esto o lo otro”. Transformemos nuestra vida diciendo “QUIERO hacer esto o lo otro”, nos dará poder, porque cada acción en nuestra vida es una decisión.

Clave Nro. 10
CRECER

Sin importar cuántos años tengamos, siempre estaremos creciendo. Cuando ya mayores, nuestro crecimiento será más espiritual y servirá para afianzar nuestro saber.
Cree firmemente que siempre estás a tiempo de aprender algo nuevo y ten confianza en que lo primero que es necesario es QUERER y, con dedicación, todo llegará.


Este es un mensaje de todo el equipo de redacción de Mayores Conectados, que diariamente trabajan para crear contenidos para que todos podamos disfrutar la tecnología, sin importar la edad ni cuánto sepamos, porque todos podemos seguir aprendiendo siempre.

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *