¿Cuánto Cuesta un Ilustrador?

Precios Ilustrador

Rango promedio
$50.000
$150.000
$250.000

¿Cuánto Cuesta un Ilustrador?

Por lo general, el precio de contratar a un ilustrador para un servicio varía entre los $50.000 y $250.000 pesos. El costo puede variar dependiendo del tipo de servicio solicitado, el número de revisiones, la complejidad, la urgencia, el tamaño del proyecto, tu ubicación, la experiencia del profesional y los derechos de uso del proyecto.

Un ilustrador es un profesional que se encarga de realizar dibujos según el estilo artísticos que considere, mientras que un diseñador gráfico debe hacer propuestas con gráficos e imágenes y depende de la aprobación de su cliente. En las siguientes secciones puedes encontrar algunos de los aspectos más relevantes del servicio.

Puedes contratar a un profesional para un proyecto comercial o personal y así él podría tomar tu concepto y crearlo utilizando lápiz, tinta, acuarela, óleo, pintura acrílica o herramientas digitales.

¿Qué hay en esta guía de precios?

Factores de precio

Si bien algunos ilustradores cobran por hora, muchos tienen precios fijos que se basan en el tiempo estimado que les toma completar un trabajo en particular. Ellos ofrecen servicios de ilustración digital o tradicional, e incluso ciertos profesionales podrían realizar servicios de diseño gráfico para personas particulares, empresas y organizaciones sin fines de lucro que buscan este tipo de trabajos. 

En caso de que tengas un presupuesto ajustado, puedes buscar a un ilustrador que esté empezando su carrera, ya que posiblemente te ofrezca precios más bajos que uno con mucha experiencia. Por otro lado, la mayoría de los ilustradores aceptan dos o tres revisiones en cada proyecto creativo y los precios aumentan si tú como cliente solicitas más revisiones de la cantidad límite acordada.

Con respecto a la diferencia de precios entre la ilustración tradicional y la digital, no es posible dar un estimado porque cada campo abarca una variedad de servicios. Por ejemplo: los precios de los dibujos, murales y pinturas dependen del tamaño y la medida de la pieza terminada, mientras que la cotización de ilustraciones digitales puede depender de muchos factores como el formato de la imagen, el uso que se le vaya a dar, etc.

Si tienes varios proyectos de ilustración que necesitas hacer, sugiere agrupar los servicios del ilustrador en un paquete en vez de pagar por uno solo, para que tengas más chances de recibir un descuento y así ahorres dinero.

Ventajas del servicio

Ya sea que necesites un dibujo, un cómic o algún tipo de arte para un proyecto, contratar a un ilustrador profesional te puede servir para muchas cosas. Tendrás un trabajo de calidad que en el mejor de los casos se ajustará a tus estándares y si tienes una empresa, podrías sacarle ventaja a la competencia con ilustraciones atractivas que llamen la atención.

Asimismo, una o varias ilustraciones en tus redes sociales podrían atraer a muchos seguidores que eventualmente se interesen en hacer negocios contigo. Ten presente que un ilustrador usualmente es un profesional creativo, artístico, observador y con habilidades para utilizar herramientas que le permiten crear imágenes llamativas.

Si no tienes una empresa, te podría resultar pedirle a un especialista que cree tu propio portafolio laboral, con el fin de que muestres los trabajos que has hecho. Claro está, todo depende del área donde te desempeñes.

Cómo contratar a un ilustrador

El primer paso para contratar a un profesional es encontrar uno con una estética que te guste. Un ilustrador hace una representación visual de tu idea, ya sean imágenes para un libro infantil, una editorial para las impresiones de tu revista, la portada de tu libro, el logo de tu nuevo negocio o incluso arte original para uso personal.

Revisa el portafolio del artista para verificar su trabajo, si solo muestra trabajo en blanco y negro y sabes que necesitas muchos colores, pídele ver ejemplos en los estilos de arte que prefieras. La mayoría de los profesionales no tienen problema con compartir su portafolio con posibles clientes. 

Si estás trabajando con un equipo, asegúrate de que todos hayan aprobado el diseño antes de enviarlo al ilustrador para evitar revisiones innecesarias más adelante.

Aspectos generales a considerar

Es posible que el ilustrador te haga varias preguntas para saber el diseño o imagen que necesites. Por ejemplo, podría preguntar cuál es el cliente ideal, cuál es la motivación para desarrollar el proyecto, cómo es la imagen corporativa de la empresa; todo esto es con el objetivo de adaptarse a ti y ofrecerte los mejores resultados posibles.

Uno de los aspectos más importantes son los derechos de uso, los cuales establecen la capacidad del artista y del cliente para utilizar el trabajo terminado. Entre las formas de manejar el tema de la propiedad intelectual se encuentran:

  • Derechos parciales o gestionados: El ilustrador le da permiso al cliente para usar la ilustración de una manera específica que restringe la duración, el medio, el tamaño, el formato y la ubicación de uso. Algunos especialistas pueden permitir que una imagen sea utilizada en 1.000 impresiones de un libro, por dar un ejemplo, y cobrar un costo adicional en caso de que aumente la cantidad de ejemplares. Esta opción normalmente es menos costosa porque los clientes no tienen uso exclusivo de las ilustraciones.
  • Libre de derechos: El cliente recibe la ilustración libre de derechos a cambio de pagar un porcentaje mayor por la imagen. En este tipo de casos, tanto el ilustrador como el cliente deberían aclarar todos los detalles para evitar problemas a futuro como malentendidos o demandas por incumplimiento de contrato.

Consejos profesionales

  • Asegúrate de que su estilo y calidad se alineen con lo que necesitas.
  • Consulta con clientes anteriores o lee opiniones pasadas sobre su experiencia.
  • Recuerda que solicitar múltiples revisiones significa más tiempo y trabajo para el ilustrador, lo que implica más gastos.
  • Define claramente el alcance del trabajo, es decir, el uso que le piensas dar a la ilustración.
  • Firma un contrato que defina claramente los derechos de uso, que te proteja de la infracción de derechos de autor y que establezca qué servicios se harán por el costo referido.
  • Asegúrate de que ambos entiendan y acuerden los tiempos de entrega.

Contratar a un ilustrador es fundamental para darle vida a tus ideas y proyectos. Estos profesionales crean imágenes únicas y personalizadas que capturan la esencia de tu mensaje, haciendo que tu contenido sea más atractivo y memorable. Su habilidad para contar historias visualmente puede ayudarte a destacar en un mercado competitivo en Chile y conectar más profundamente con tu audiencia.

¿Cómo conocemos estos precios?

2x3 es usado por miles de profesionales y clientes, por lo que sabemos exactamente cuanto cuesta en promedio cada servicio.

  • +1k
    Proyectos por día
  • +1m
    Cotizaciones enviadas
  • 10k
    Profesionales activos
Ver Profesionales
¿Por qué contratar en 2x3?
Tu seguridad primero
Encuentra a profesionales con su identidad, antecedentes y credenciales verificadas.
Precios claros
Conoce cuanto costara tu servicio antes de contratar y compara opiniones.
Pago Protegido
Paga a través de 2x3 para estar protegido ante retrasos y problemas inesperados.
También te podría interesar